Las rejas de sujeción están diseñadas de tal manera que no afectan a la distribución homogénea del líquido.
Dependiendo del modelo, las rejas de sujeción simplemente se colocan de forma suelta o se fijan a la pared de la columna, p. ej., con grapas.
También es posible colgar la reja de sujeción directamente del distribuidor de líquido o redistribuidor o, incluso, integrarla en ellos.